Nosotros no planeábamos tener Wedding Planner en absoluto. Pero empezaron las dificultades de comunicación con el lugar de la celebración y decidimos cotillear precios y opciones.

Fue contactar con Patricia y enseguida supimos que la necesitábamos para nuestra boda. (…) ¡Pero ya el día de la boda fue lo más! Estuvieron pendientes de todo, coordinando decoración, llegada de invitados, momentos importantes, subiendo y bajando escaleras 80 veces si era necesario para hacer comprobaciones. Siempre con una sonrisa, todo iba fluyendo y sabemos que fue gracias a la coordinación de Patri y todo el equipo. Nuria, Belén, ¡gracias a vosotras también! (…)

La decoración que nos propuso fue alucinante, nuestros/as invitados/as no paraban de decir lo bonito que estaba todo y lo «nosotros» que era todo. Que nuestra esencia estaba en todo y sí, fue gracias a la capacidad de Patri para captar el estilo.

Mi pareja en más de una ocasión ha dicho: «imagínate esto sin Patri» o «no está suficientemente pagado su servicio». Y es cierto, no sé qué hubiéramos hecho sin ella y su team. Desde luego, contaremos con sus servicios otra vez. Nos espera una postparty que tenemos pendiente organizar en cuanto el Covid nos lo permita y cualquier otro evento, ¡claro está! ¡Yo ya no organizo nada sin ella! Felicidades por el trabajo tan exquisito Patri, de nuevo gracias.

Parejas, no lo penséis más, esto es un salvavidas, un mejora-ideas, un relax & enjoy… Hemos disfrutado como niños/as sin preocuparnos de nada. ¡Organizar una boda así, sí!